Tiburón blanco en peligro de extinción

El tiburón blanco es una de las especies más temidas por el hombre de entre todas las que habitan en el planeta, por ser uno de los depredadores mayores del mundo, por su gran voracidad, por su tamaño y, sobre todo, por su fama de “come hombres”. Una fama en gran parte inmerecida y que le ha sobrevenido especialmente por las películas que durante las décadas de los 70 y 80 nos inundaron y que tenían como protagonista a dicho animal, ya que la realidad es que son pocas las veces que este animal ha devorado a un ser humano, y generalmente por confusión.

Pese a este temor tan generalizado que los humanos sienten ante el tiburón blanco, la realidad es que si hay un depredador que ha puesto en peligro la existencia de este animal es, paradójicamente, el hombre.



Efectivamente, algunos factores como la pesca deportiva del tiburón blanco, unido a hechos como la baja tasa de reproducción de dicho animal, hace que éste se encuentre en peligro de extinción en algunas zonas, y declarado como animal vulnerable en el resto.

La realidad es que su amplia distribución geográfica hace casi imposible saber cuántos ejemplares de tiburón blanco hay actualmente. A pesar de no existir ninguna moratoria legal a nivel internacional aún sobre la pesca de este animal, sí está protegido en algunas zonas, estando prohibida su pesca, como en California o parte de Australia, entre otras.